Banco Mediolanum BUC – ARPN

  • DESEMBRE 14, 2010

Sábado 11 de Diciembre de 2010, para muchos una fecha sin importancia, en un diciembre cargado de fechas señaladas, pero para el Barcelona Universitari Club pasará a la historia por ser el día en que se unió a un grupo de colegios, con la firme intención de crear y formar jugadores de rugby, y sobretodo personas.

Eran las 8:30h de la mañana y hacía un frío que pelaba, cinco valientes esperaban a su entrenador, cinco valientes esperaban su oportunidad de conocer este maravilloso deporte. No eran otros que los valientes chicos del colegio Ernest Lluch, que esperaban su oportunidad para debutar.

Todo trascurría según el guión previsto, los chicos puntuales llegaron al campo de la Foixarda, donde conocieron a los que a partir de ahora serán sus compañeros.

Tras la ronda de presentación los chicos se enfilaron a los vestuarios, donde el ambiente empezaba a ser el de las grandes ocasiones. Ya eran las 9h de la mañana, pese al madrugón, los chicos salían a calentar dispuestos a que este día fuera recordado por su rugby.

A las 9:25h los chicos empezaban a estar ya algo ansiosos, los veteranos sabedores de que tenían un partido que jugar, y eso ya es motivo de nervios para un rugbymen, los novatos con varios sentimientos encontrados,¿ me placarán? ¿dolerá?¿ seré bueno? en fin, las preguntas más frecuentes del novato.

Ya estaba todo a punto, el árbitro llamaba al capitán y los jugadores del BUC se abrazaban para escuchar las últimas consignas de los entrenadores. Era la hora de saber quién saldría de inicio y quién esperaría su turno desde fuera(recordar que no hay titulares y suplente). Y sí, los entrenadores daban la confianza a los chicos del Ernest Lluch. En este caso en Cipry y Daniela que salían como alas del equipo.

Una vez ya en el partido decir que el BUC era muy superior al equipo contrario, y eso se quedó plasmado en jugadas personales de Antonio, Diego o Jules que corrieron para posar el oval en la línea de ensayo contraria, entre medio varias cabalgadas de Cipry que corría por la banda haciendo las delicias de cuanto público está en las gradas, o de la primera chica en debutar en el alevín del BUC que placaba a todo aquel que se acercaba a menos de 1 metro de su zona.

Como digo, y a pesar de no jugar como los entrenadores les pidieron, los jugadores del BUC seguían llegando a la línea de marca a través de jugadas personales y de un nivel técnico impresionante, así, antes del descanso, Jules y Diego hacían su particular doblete y dejaban el resultado en 29 a 0.

El BUC, que antes del descanso había hecho jugar a todos sus jugadores, seguía dominando el partido a base de destellos individuales, y nada más reiniciar el partido el debutante Pedro, estuvo a 1 metro de hacer marca, lástima… la jugada mereció terminar en marca. A los pocos minutos, otra jugada de la línea lleva el oval hasta el ala derecho, que para estos minutos era Marcos, otro debutante y que optaba por la vía rápida: ¿para que voy a driblar si los puedo derribar?, debió pensar. Y así se llevó a 2 jugadores colgando varios metros.

El BUC disfrutaba del oval y claro los ensayos seguían llegando, así Pol puso su granito de arena y a partir de ahí el BUC debió pensar:¿ para que seguir? y optó por conservar. Esos minutos de pájara de los locales fueron aprovechados por los visitantes que siguieron luchando con ganas, hasta que consiguieron hacer el ensayo que daba un justo premio por lo mostrado en el campo. Sin duda los chicos del ARPN no merecían ese correctivo que les estaba dando el BUC.

En los minutos finales ya el público vio correr a un chico en la banda y deshacerse de varios rivales hasta llegar a la zona de ensayo y bajo presión tirarse de cabeza para plantar la pelota. El público preguntaba: ¿quién es ese chico? pues bien, no era otro que Cypri que debutaba y lo hacía por la puerta grande con una marca de cine que dejaba a los visitantes sin opciones y desolados por el injusto resultado, y producto de esa rabia, desolación y bajada de brazos, el capitán del BUC, Jordi , hacía su marca, que dejaba el resultado en 48 a 5.

Los chicos del BUC, muy contentos, fueron al vestuario donde se entregó la camiseta al mejor jugador novato del partido, y el cual ganó… ¡Jose! que la verdad que sin destacar en jugadas espectaculares hizo un duro trabajo subterráneo, que sus compañeros quisieron destacar (como entrenador diré que los 5 merecían ese premio).

Por parte del BUC jugaron:

Jules: Líder

Ot: Contundente

Antonio: Concentrado

Gerard: Trabajador

Sergi: Limpiador

Aimone: Sacrificado

Alex: Volcado

Jose: Fuerte

J.Marc: En crecimiento

Sasha: Técnico

Jordi: Capitán

Samu: Serio

Juan: Participativo

Diego: Desequilibrante

Mateo: Involucrado

Marcos: Potente

Daniella: Placadora

Super: Compañerismo

Cipry: Veloz

Mini: Organizativo

Pedro: Sin miedo (primer contacto con el rugby)

21 chicos, 21 cracks, pero sobretodo, 21 amigos, sigamos así .

La jornada terminó con la presentación del sponsor para la escuela del BUC, Banco Mediolanum. Aprovechamos para agradecerles su colaboración en este proyecto, deseando que se alargue muchos años. Y para plasmar el acuerdo, ¿qué mejor que saltar al campo? Así que empleados del la entidad italiana y padres de la escuela del BUC midieron fuerzas en un partidillo de Rugby Touch que sirvió para echar unas risas y, sobre todo, para disfrutar más si cabe de una bonita jornada de rugby.

Jordi Sánchez

Podéis leer la crónica completa en Promociones Rugby La Foixarda